Diferencias entre crédito y préstamo

Las palabras crédito y préstamo se suelen utilizar indistintamente para referirse a lo mismo, pero sin embargo, existen diferencias en sus definiciones.

Un crédito es una operación financiera por la que un banco pone a nuestra disposición un determinado monto por un plazo determinado. Ejemplos clásicos de créditos son la cuenta corriente y la tarjeta de crédito. También existen líneas de crédito para descuento de cheques, por ejemplo para que una empresa descuente cheques de sus clientes.

El objetivo del crédito es que tengamos a nuestra disposición dinero que podamos utilizar para cubrir determinados gastos, sean estos corrientes o extraordinarios.

Nosotros somos los que decidimos cuando utilizar ese dinero disponible, y si retiramos dinero, somos los que decidimos cuando devolverlo.

Solo tenemos que pagar intereses por el dinero utilizado, no por la totalidad del crédito que tenemos a nuestra disposición. Generalmente, también se pagan comisiones al banco por permitirnos disponer del crédito.

Cuando se llega a la fecha de vencimiento del crédito (fin del acuerdo de descubierto en cuenta corriente, vencimiento de la tarjeta de crédito) se vuelve a negociar su renovación o ampliación.

Por su parte, en el préstamo recibimos un monto fijo otorgado por el prestamista y nos comprometemos a devolver ese importe más intereses y posiblemente algunas comisiones en un plazo acordado. Ejemplos de préstamos son los préstamos personales, préstamos hipotecarios, préstamos prendarios.

Las cuotas de cancelación de los préstamos son generalmente mensuales, aunque existen opciones de cancelación de préstamos personales en plazos más reducidos.

¿Te sirvió esta nota? ¡Compartila!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *